Connect with us

PAÍS

Las comunas que se sienten “abandonadas” a las hordas de saqueadores

Published

on

Alcaldes de zonas afectadas aseguran que la autodefensa es una “respuesta desesperada” ante el vandalismo. Piden mayor presencia policial.


Los cuatro vehículos que la madrugada del viernes fueron volcados “a mano” en La Cisterna reflejan la compleja situación que viven los vecinos de diferentes puntos de la capital: la sensación de inseguridad y la decisión de salir a enfrentar a quienes cometen delitos al caer la noche.

El hecho de mayor gravedad, aquel de los autos, ocurrió cerca de la 1.30 en una estación de servicio que un grupo intentaba robar. Según el capitán de Carabineros Rodrigo Herrera, los desconocidos ingresaron hasta la bodega de la bencinera y trataron de abrir las gavetas mediante el método de oxicorte. Sin embargo, la furiosa reacción de los habitantes del paradero 27 de Gran Avenida no estaba en los planes de nadie.

“Les pegamos (a los delincuentes), les quitamos cuatro autos y se los dimos vuelta, se los destrozamos; ellos arrancaron”, relató a radio Cooperativa una de las mujeres que enfrentó al grupo delictual. Además de este hecho, y menos de 24 horas antes, vecinos de la comuna de La Cisterna habían visto cómo una turba saqueaba la estación intermodal, donde se encuentra la combinación de las líneas 2 y 4A del Metro y una serie de locales comerciales.

El viernes, tras conocer de estos nuevos incidentes, el alcalde Rebolledo aseguró que en La Cisterna están “abandonados y que es tierra de nadie, como ha sucedido en otras zonas del país también en este periodo”.

Incluso, el jefe comunal anunció que este lunes recurrirá a la Corte de Apelaciones para interponer un recurso de protección contra el Estado por “no garantizar el orden público y las omisiones que han vulnerado los derechos de quienes trabajan en el comercio establecido y familias de la zona”.

La situación por la que atraviesa La Cisterna no es aislada. Así lo reconocen otros alcaldes, quienes han pedido mayor presencia policial para intentar frenar los hechos de violencia.
Uno de ellos es el edil de Puente Alto, Germán Codina. Según la autoridad comunal, desde que comenzó el estallido social, el 18 de octubre pasado, 220 locales comerciales han sido afectados. Por ello, dice Codina, “la autodefensa ha sido una respuesta desesperada. La comuna tiene una baja dotación de Carabineros y PDI, en comparación con el resto de la Región Metropolitana y de Chile. Puente Alto ha sido muy vapuleado por esta convulsión social y los actos de vandalismo”.

El alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, señaló que en el caso de su comuna existe “una menor presencia policial. El personal está enfocado en manifestaciones y marchas, por lo que nosotros como municipalidad hemos hecho mayor patrullaje en los barrios intentando mantener la seguridad”.

La falta de dotación policial para resguardar a los vecinos es otra inquietud. Según Maximiliano Ríos, alcalde de Lo Prado, “nosotros tenemos un carabinero cada mil habitantes. Significa que hay 25 carabineros de turno, de los cuales entre 12 y 15 son los carabineros de terreno”, dijo a CNN.

El intendente de la Región Metropolitana, Felipe Guevara, aseguró que “desde ayer (jueves) hay más Carabineros y personal de la PDI, porque se están reforzando los sectores donde hay más conflictos con piquetes móviles de Carabineros, dando vueltas por la ciudad”. El viernes, Carabineros dio a conocer que, producto del ataque a uniformados, han presentado un total de 208 querellas por las lesiones provocadas a 2.354 carabineros, de los cuales 58 han recibido impactos de bala y 81 han sufrido fracturas.

Las medidas para hacer frente a los hechos de violencia y actos delictuales incluso han llevado a la contratación de guardias privados. “Por ley los encargados del orden público son nuestras policías y no los municipios; por lo tanto, lo que estamos haciendo es ver de qué forma colaboramos para que estos hechos delictuales no se sigan produciendo, y el centro de Concepción vuelva a tener tranquilidad”, dijo el alcalde de Concepción, Álvaro Ortiz.

Bandas rivales

Uno de los hechos de violencia que mayor repudio causó entre las autoridades fue el intercambio de disparos entre bandas rivales, los cuales terminaron impactando en las dependencias del Hospital Padre Hurtado, en San Ramón.

Natalia Henríquez, presidenta del Colegio Médico de Santiago, afirmó que “por riñas que se han desarrollado en las afueras del hospital, al parecer bandas de narcotraficantes, lamentablemente se han vivido situaciones de ingreso de balas tanto por ventanas como por muros. Esto preocupa a los funcionarios y pone en riesgo a todos los pacientes”.
Según el personal del centro de salud, al menos seis balas han impactado en distintas dependencias del recinto. Ayer el ministro de Salud, Jaime Mañalich, visitó el centro hospitalario. Sin embargo, a su salida la autoridad debió salir escoltado en medio de las manifestaciones que se realizaban afuera.

Plaza Italia

En la tarde del viernes nuevamente Plaza Italia fue el centro de las manifestaciones. Según la Intendencia Metropolitana, unas 3 mil personas asistieron al lugar, cerca de las 19.30 horas. El intendente Felipe Guevara dijo que “en medio de la manifestación se vio a un grupo de entre 300 y 500 personas peleando con Carabineros”. También hubo manifestaciones en las plazas de Maipú y de Quilicura.

Datos claves de las zonas afectadas

Concepción: guardias privados y brigadas de locatarios

Debido a los saqueos, destrucción de infraestructura pública e incendios en locales comerciales, la Municipalidad de Concepción contrató a 50 inspectores municipales para colaborar en la seguridad del centro urbano, donde además proliferó el comercio ambulante, como en el paseo Barros Aranas. Producto de la sensación de inseguridad, residentes y comerciantes se organizaron hace 10 días para resguardar ellos mismos sus locales y edificios. El centro de la ciudad recibe a diario manifestaciones. La fuerza policial actúa, pero todas las tiendas cerca de la plaza tienen selladas sus fachadas con planchas metálicas.

San Bernardo: comercio abierto solo durante las mañanas

Transcurridos más de 40 días de estallido social, San Bernardo intenta retomar la normalidad. Al menos hasta las 16.00. Cada día a partir de esa hora, cientos de personas se reúnen en la plaza central a protestar. El principal foco de ataques es la municipalidad, por lo cual sus instalaciones fueron protegidas con alambres de púa. Los saqueos ocurrieron principalmente los primeros días. En la comuna fueron incendiados dos supermercados de 19. El resto funciona hoy de forma parcial. “Tenemos el comercio abierto con horarios diferentes y las farmacias protegidas, pero activas. En el caso de los servicios están todos vigentes”, indicó la alcaldesa, Nora Cuevas.

Plaza Italia: vecinos afectados en el epicentro de protestas

En Plaza Italia, la denominada “zona cero” de las protestas, se aprecian locales sin abrir desde que se inició la crisis, como el supermercado Alpes, Telepizza o la farmacia Salcobrand. Hasta ahora, logran subsistir las fuentes Alemana y Prosit. “Todo empieza a cerrar a las 14 horas, porque llega gente a hacer destrozos”, dice Alexandra Vargas, quien reside frente a la dañada estación de Metro Baquedano. Tito Vergara, presidente de la Junta de Vecinos Parque Forestal, sostiene que “vivimos en una guerra: algo tan simple como ir a un banco o a comprar pan ya no lo tenemos, se convirtió en algo muy peligroso”. Añade que se han sacado las cámaras de vigilancia de las calles y de los edificios: “Eso da una inseguridad total”.

Valparaíso: dos supermercados resisten en el plano

En el plan de Valparaíso hay actualmente solo tres supermercados operativos. Dos de estos se ubican en el sector de Avenida Argentina. En el resto de los locales pequeños sus dueños atienden a través de pequeñas ventanas. El alcalde Jorge Sharp dijo que junto con los locatarios trabajan en la mejora de niveles de seguridad para empezar el proceso de reconstrucción y reactivación. “Para eso hemos solicitado una reunión con el gobierno regional y otros organismos, a fin de coordinar las acciones necesarias”, señaló. El seremi José Emilio Guzmán informó que “tenemos un reporte de 64 buses que han sido dañados producto de las manifestaciones violentas; son más de 40 días de muchos incidentes”.

Maipú: “batalla” en la plaza y la estación destruida

Casi 200 años atrás, la zona donde hoy está la Plaza de Maipú fue escenario de la batalla que culminó en la independencia del país. Hoy, el lugar también luce como un campo de pelea, pero por las constantes protestas y los saqueos. Las grandes tiendas mantienen sus puertas selladas con planchas metálicas. A eso se suma la destrucción de la Estación Plaza de Maipú, de Metro, cuya reconstrucción todavía no se inicia, y que obliga a los maipucinos a llegar en micro a la Alameda.

Renca: protección a ferias libres y minoristas

Algunas comunas están tratando de reimpulsar su actividad. Renca tuvo cinco fallecidos al principio del estallido, en la fábrica Kayser. Actualmente, cuatro de sus ocho supermercados funcionan en horario normal, así como las 13 ferias libres y seis bancos. El alcalde Claudio Castro dijo que “no hemos tenido desabastecimiento gracias al comercio minorista y las ferias libres. Estamos impulsando medidas de reactivación, como la exención de permiso en ferias navideñas y promoción de la campaña #CompreLocal”.

PAÍS

Las operaciones del concejal Chahuán (RN) con uno de los narcos más poderosos de la zona central

Published

on

Por

Por Nicolás Sepúlveda y Benjamín Miranda

La situación del concejal de La Calera Karim Chahuán, detenido inicialmente por un saqueo, se agrava. Ahora es investigado por sus nexos con Pedro Melo Cartagena, líder de la banda que en 2011 cayó en la Operación Ballena con 211 kilos de droga. La Fiscalía presentó al tribunal el testimonio de un imputado que relata que Chahuán recibía a Melo Cartagena en su automotora, donde los vio pesar droga. Las pesquisas indican que le facilitaba vehículos a cambio de cocaína y que intercedía ante Carabineros para que autos involucrados en delitos de drogas pasaran al corral municipal solo por infracciones de tránsito.

 

La sorprendente doble vida del concejal de La Calera Karim Chahuán (RN), quien fue detenido en diciembre por coordinar el saqueo a un mall en medio del estallido social, sigue revelando episodios sobre sus conexiones con narcos. No solo con delincuentes que operan a nivel local en La Calera, como se había informado hasta ahora, sino con uno de los proveedores de droga más grandes de la zona central del país: Pedro Melo Cartagena, “el guatón Pemo”. Melo es líder de la banda que en 2011 acaparó la atención de la prensa porque introdujo al país 211 kilos de cocaína base boliviana –destinadas a La Granja, La Pintana y Puente Alto–, tráfico que fue detectado por la Operación Ballena de la PDI.

El concejal fue detenido el 2 de diciembre pasado por su rol en el saqueo del mall Open Plaza La Calera. Su arresto tuvo amplia difusión debido a sus vínculos políticos y su militancia en RN: es hijo del ex alcalde de esa ciudad y actual consejero regional, Roberto Chahuán, y primo en tercer grado del senador y precandidato presidencial Francisco Chahuán. Pero su caso se hizo más notorio cuando CIPER informó que la Fiscalía había detectado su rol en el saqueo debido a que tenía intervenido su celular desde antes que se iniciaran las protestas que han sacudido al país, pues se le investigaba por su colaboración con una banda narco cuyos miembros también perpetraban asaltos simulando ser agentes de la PDI (vea ese reportaje de CIPER).

Ahora, es investigado además por sus vínculos con uno de los más influyentes traficantes de la zona central. “El guatón Pemo” también es calerano, pero sus operaciones se expanden por la Región de Valparaíso y la zona sur de Santiago. Ha sido condenado por tráfico y se le reconoce como uno de los principales proveedores de los grupos que dominan territorios de populosos sectores, como la Población San Gregorio.

Este nuevo caso de penetración narco en el mundo político municipal se suma a los vínculos entre el PS de San Ramón y el alcalde de esa comuna, Miguel Ángel Aguilera, con un jefe narco de la Población La Bandera (vea el reportaje de CIPER “La historia del alcalde de San Ramón con el narco que hundió su carrera política”).

La relación del concejal Chahuán con bandas narco quedaron expuestas en la indagatoria judicial cuando los detectives de la PDI analizaron el tráfico de su teléfono. El aparato estuvo intervenido por la policía entre septiembre y diciembre de 2019. Ese análisis ya determinó que al menos en una ocasión el concejal le pasó un vehículo de su automotora Chahuán Cars –un negocio de sus padres que él administra– al traficante Pedro Melo a cambio de cocaína.

Los fiscales que investigan a Chahuán ya afinan la reformalización programada para el próximo viernes 17 de enero donde se espera que amplíen los cargos en su contra. La PDI analiza nuevas pruebas y testimonios que lo amarren a una probable condena. Esas evidencias muestran cómo utilizó su cargo de concejal para beneficiar a narcotraficantes -en parte gracias a su relación privilegiada con Carabineros- y cómo en su automotora se pesaba y dosificaba droga.

TELEFONAZO A CARABINEROS

Hueón, contesta el teléfono, te está llamando tu jefe”.

Para el Ministerio Público esta frase sintetiza la relación que mantenía Chahuán con carabineros de La Calera y otras localidades de la Provincia de Quillota. La interceptación de las comunicaciones telefónicas del concejal no solo dejó en evidencia su participación en el saqueo al mall Open Plaza La Calera el pasado 29 de octubre, sino también la fluida comunicación que mantenía con los uniformados, la forma en que se dirigía a ellos y cómo utilizó su posición para obtener información clasificada e influir en las decisiones que tomaban.

El ejemplo más claro fue expuesto ante el tribunal de La Calera el pasado 30 de diciembre, cuando la justicia revisó y confirmó la medida cautelar de prisión preventiva en contra de Chahuán por el saqueo al centro comercial.

El fiscal a cargo de la investigación, Felipe González, relató en la audiencia que el 9 de septiembre de 2019 una persona fue detenida en la zona de El Melón portando marihuana y pasta base de cocaína en un vehículo marca Chevrolet, modelo Prisma, adquirido en la automotora del concejal. La Fiscalía ordenó incautar todas las especies involucradas en el delito, lo que, obviamente, incluía el automóvil. Pero un telefonazo detuvo este proceso. Según la intercepción telefónica llevada a cabo por la PDI y citada por el persecutor, Chahuán se comunicó con el carabinero jefe de la Tenencia de Nogales, Julio Ruiz Mendoza –a quien llamaba “Julito” – y logró que el auto fuera destinado al corral municipal solo bajo una infracción de tránsito, sin dejar rastros de alguna vinculación con la Ley de Drogas.

Horas más tarde, Chahuán le contó por teléfono a un trabajador de su local -no individualizado en la investigación- que el jefe policial también le aportó información sobre el caso, específicamente que en el auto apenas encontraron “como nueve papelillos”.

El oficial Julio Ruiz dijo a CIPER que recuerda haber recibido esa llamada de Chahuán, pero no que el concejal le haya pedido llevar el auto al corral, solo que le preguntó por el vehículo. Dijo que no ha sido llamado a declarar, que conoce a Chahuán desde pequeño, que tenía un trato deferente con él por su rol de autoridad municipal, pero que nunca lo favoreció de manera irregular.

En la audiencia del 30 de diciembre, el fiscal González expuso la relación entre el concejal y el narcotraficante Pedro Melo Cartagena. Ante el tribunal, el persecutor leyó la declaración de un imputado que entregó datos sobre los vínculos de Chahuán con el narco que cayó en la Operación Ballena. CIPER contactó a esta persona, quien pidió la reserva de su identidad y confirmó la versión que el fiscal entregó en la audiencia.

El testimonio resultó clave para abrir otro abanico de posibles delitos cometidos por el concejal, y para aportar datos sobre sus movimientos e influencia en la zona. Según la declaración de la persona imputada que leyó el fiscal, Chahuán se jactaba de su relación con los carabineros de unidades locales, por lo que “varias veces” le insistió en que llevara sustancias ilícitas a su automotora sin temor a represalias, pues se consideraba “amigo de todos los policías”. El Ministerio Público agregó que Chahuán logró rescatar al menos tres vehículos involucrados en infracciones a la Ley de Drogas desde el corral municipal, incluso acudiendo personalmente y amenazando a los trabajadores de ese lugar.

“Chahuán Cars”: la automotora de Karim Chahuán y su familia

El testimonio de la persona imputada confirmó que su detención se produjo cuando, junto a otro sujeto, transportaban siete bolsas con cocaína, cerca de diez gramos de marihuana y bolsas plásticas para dosificar las sustancias. El auto en el que se movilizaban lo habían comprado a Chahuán. El vehículo no tenía permiso de circulación, por lo que quedó retenido en el corral municipal. Según la versión del imputado, llegó a un acuerdo para que el concejal pagara el permiso de circulación, el seguro automotriz y el cargo por el tiempo que el auto estuvo en el corral. Después de eso, Chahuán le hizo la transferencia del auto, el que estaba a nombre de un ciudadano venezolano: “Me enteré por un trabajador del Karim, a quien conozco como el ‘Repollo’ (Leandro Barrera Ogaz, el tercer involucrado en el saqueo al mall) que el ex dueño de mi vehículo era un traficante de La Legua, venezolano, y que además esta persona (…) siempre le traía autos y Karim los vendía”.

En la misma declaración, la persona imputada dijo que Chahuán nunca pagó el permiso de circulación ni el seguro del auto. Como estos gastos corrieron por su cuenta, finalmente decidió no cancelar $300 mil de la última cuota que adeudaba al concejal. Algunas semanas después, relató, ambos se encontraron en el centro de La Calera, ocasión en que Chahuán le preguntó “cuándo me pondría al día con la deuda, a lo cual le manifesté que no tenía dinero, instancia en la cual Karim me dijo que en vez de dinero le pagara con droga, lo cual no acepté”.

Pero eso no es todo. El testimonio de esta persona también vinculó al concejal con el narcotraficante Melo Cartagena. Al respecto, declaró que entre las tantas ocasiones que se dirigió a Chahuán Cars para solucionar el traspaso de su vehículo, vio cómo “el guatón Pemo” era recibido por el concejal en una oficina interior: “Cuando él llegaba, Karim cerraba la cortina del local (…) y ponían en una mesa (una balanza) donde pesaban una gran cantidad de falopa (cocaína) que llevaba ‘el guatón Pemo’, la que el Karim intercambiaba por vehículos”.

Antes de leer los datos aportados por la declaración del imputado, en la audiencia del 30 de diciembre el fiscal González le preguntó a Chahuán por su relación con Melo Cartagena. El concejal respondió que lo ubicaba desde pequeño, porque sus familias tienen negocios comerciales en el centro de La Calera y que Melo Cartagena adquirió una camioneta Dodge en Chahuán Cars. Fuentes judiciales aseguraron a CIPER que, en realidad, el nivel de cercanía entre las partes es más profundo: gracias a las escuchas telefónicas, el Ministerio Público acreditó que el intercambio de vehículos era mucho más fluido que lo declarado por el concejal y que, en al menos una de estas operaciones, acordaron permutar un auto por cocaína.

Además, el fiscal exhibió al tribunal seis fotografías extraídas desde el celular de Chahuán que muestran cómo se pesaba marihuana sobre el escritorio de la automotora.

CIPER intentó comunicarse con el abogado de Karim Chahuán, René Fuentes Melo, pero este no contestó ni los llamados ni los mensajes.

UN NARCO DE PESO

Pedro Melo Cartagena carga en su historial con tres condenas por narcotráfico. De sus 41 años, tendría que haber pasado casi 15 preso, que es la suma de las tres sentencias que recibió, pero en todas obtuvo beneficios que le permitieron salir antes. La primera vez que pisó la cárcel fue a los 20, luego reincidió a los 30 y volvió al penal de Quillota. En 2011 llevaba poco tiempo en la calle cuando otra condena le cayó encima: fue cuando la policía lo sorprendió liderando el clan que se disponía a vender 211 kilos de cocaína base, la mezcla que es “cocinada” en laboratorios clandestinos para obtener droga de mayor pureza.

La investigación judicial de 2011 fue la más completa y allí se estableció que la droga la compraba a bolivianos que viajaban hasta La Calera para hacer la entrega. En esa ciudad la abultaban utilizando soda cáustica y distintos ácidos. Cuando la PDI allanó uno de los domicilios encontró un laboratorio clandestino donde la pasta base era “cocinada” por un ciudadano boliviano. También acreditó que el destino de esa droga eran poblaciones de las regiones de Valparaíso y Metropolitana (vea reportaje de CIPER sobre cómo operan los narco mayoristas).

En la causa judicial la PDI precisó que Pedro Melo utilizaba un local de máquinas tragamonedas y una joyería para lavar el dinero. Pero en el proceso de 2011 no se lo acusó por esos episodios. Sí lo condenaron por lavado de activos en la compra de un auto Chrysler blanco por el que pagó $7 millones al contado y luego inscribió a nombre de un testaferro. La policía advirtió que otros nueve automóviles habían sido comprados con el mismo procedimiento, pero estos tampoco se incluyeron en la acusación final de la Fiscalía. En el juicio no se pudo acreditar la asociación ilícita, que habría abultado las penas, por lo que Melo solo fue condenado a cinco años.

Pedro Melo Cartagena, en una fotografía aparecida en un reportaje de CHV.

En La Calera Pedro Melo es el narco más conocido. Antes de caer en 2011, eran famosos sus shows pirotécnicos en las fiestas de año nuevo. Residentes de la ciudad contaron que se preocupaba de invitarlos a asados para fiestas patrias y que en ocasiones pagó los gastos médicos de vecinos enfermos. La joyería que administraba junto a su pareja auspiciaba un club deportivo barrial. Así se ganó su segundo apodo: “el Pablo Escobar de La Calera”.

Pero el “Pemo” no actuaba solo. Su pareja de entonces, Silvia Hernández Rojas, también es un personaje clave en esta trama. Los soldados que trabajaban para Melo la llamaban “la jefa”, y cuando él caía preso, era ella la que tomaba las riendas del negocio.

Cuando Melo cumplía su segunda condena, Hernández fue sorprendida con dos kilos de cocaína base, pero zafó de la cárcel. No ocurrió lo mismo en 2011, cuando fue condenada a tres años y un día por la Operación Ballena. Las interceptaciones telefónicas de la policía le permitieron a la justicia rastrear paso a paso el tráfico de droga desde Bolivia a Chile, y el rol de la pareja como líderes de la banda.

El 5 de noviembre de 2015, estando en libertad, la policía nuevamente pinchó su teléfono y desentrañó otra red de narcotráfico con la pareja como protagonista. En esa investigación se descubrió que el padre y la hermana de Silvia, quienes vivían en la población San Gregorio (Santiago), eran el vínculo por el cual la droga de los Melo Hernández llegaba a la capital. La pasta base seguía ingresando desde Bolivia y, con el “Pemo” tras las rejas, Silvia era la lideresa indiscutida de la banda. Ahora les detectaron un laboratorio para abultar sustancias ilícitas en la San Gregorio, y junto con ella cayeron traficantes de Santiago, Viña del Mar y Con Con. Esta vez les incautaron más de 90 kilos de pasta base de cocaína.

Silvia actualmente está en prisión cumpliendo con los 14 años de condena que los tribunales le lanzaron encima. Pedro Melo está libre.

fuente: ciper chile

Seguir Leyendo

PAÍS

Evangélicos de Chile se suman a la campaña del Rechazo a la Nueva Constitución

Published

on

Por

Autoridades de diferentes Congregaciones Evangélicas de la Región del Biobío y otras organizaciones se reunieron y firmaron una declaración pública donde manifiestan su rechazo a una nueva Constitución en el plebiscito de Abril.

“Nuestra Constitución asegura de que primero está el ser humano, luego la familia y luego el Estado. Nos parece que debe ser construida desde allí, desde la concepción cristiana y no queremos que esto cambie. Chile se unió en un letrero común que es ‘No más abusos’ y estamos de acuerdo porque Chile es un país desigual, pero tener a la gente esperando dos años por una respuesta no es lo que necesitamos. La gente no puede esperar“, explicó Julio Menéndez, presidente del Consejo de Pastores e Iglesias Evangélicas de Talcahuano.

En la instancia participaron pastores de diferentes congregaciones evangélicas de la Octava Región, organizaciones cristianas, concejales y otras autoridades, como la diputada Francesca Muñoz (RN), quien apoyó la iniciativa.

“La mayoría de los parlamentarios de Chile Vamos estamos por el rechazo. Tenemos que ser realistas, hay muchos sectores apoyando una Nueva Constitución, desde una hoja en blanco, que están llenando de ilusiones y expectativas a la ciudadanía al decir que con una Nueva Constitución se van a solucionar los problemas de Chile, eso no es así, ya que las demandas ciudadanas se resuelven con modificaciones a las leyes en el Congreso“, dijo la parlamentaria.

Por último la presidenta de Confamilia, Antaris Varela, afirmó: “Estamos coordinando el trabajo para difundir información correcta y eso es en la línea de rechazar una Nueva Constitución porque no queremos partir desde cero, más aún en el contexto social que estamos viviendo, pensamos que lo correcto es construir sobre lo que ya se ha logrado en materia de derechos y libertades, queremos una reforma pero no construir desde cero”.

Fuente: Radio Agricultura

Seguir Leyendo

PAÍS

Y sigue el debate: ¿Cuándo termina la década?

Published

on

Por

Miren, al menos al fin este año se termina.

Una pregunta que tiene muchas respuestas. ¿Cuándo termina realmente la década?

Hoy es el último día del año y todo el mundo se prepara para despedir el 2019, pero si estamos pensando que con esto también finaliza una década, puede que estemos confundidos.

La discusión se tomó redes sociales y de esta manera, hasta la Real Academia Española tuvo que salir a explicarle a un usuario la situación:

La RAE respondió que la nueva década empezará en 2021 porque “cada década comienza en un año acabado en 1 y termina en un año acabado en 0”.

“Así, la primera década del siglo XXI es la que va de 2001 a 2010; la segunda, de 2011 a 2020, etc.”, explicó.

La explicación de la RAE coincide con la de las matemáticas.

“La RAE lo deja bastante claro y es una cuestión matemática. La década no empieza con el año 0. Se empieza a contar desde el año 1”, le dice a BBC Mundo Eugenio Manuel Fernández Aguilar, físico y divulgador científico español.

“Si contamos para atrás, tenemos el -1, con lo cual nos saltamos el año 0. Al saltarnos el año 0, si contamos 10, vamos del 1 al 10, no del 1 al 9. Entonces una década termina en el 10. Y la segunda década es del año 11 al 20”, añade.

De acuerdo a lo que explica el medio, “todo parece indicar que la confusión de si la década termina o no en 2019 surge porque no significan lo mismo los conceptos de década que de decenio. Si bien ambas palabras significan ‘período de 10 años consecutivos’, decenio se usa para designar el período de 10 años comprendido entre dos años cualesquiera.”

Seguir Leyendo

Siguenos en Facebook

NOTICIAS MÁS LEIDAS